Oraculus

Los grupos focales y la ciencia política

Jennifer Cyr
Jennifer Cyr

Associate Professor, University of Arizona. Red de Politólogas.

¿Por qué deciden los emigrantes dejar su país? ¿Bajo qué condiciones volverían? ¿Cuál es la “marca” que caracteriza al partido PRO de Argentina? ¿Cómo podemos entender la continua lealtad de los chavistas al gobierno a pesar la crisis humanitaria en Venezuela?

Estas preguntas de investigación tratan temas distintos: la inmigración, los partidos políticos, la identidad política. A pesar de su diversidad, las preguntas comparten algo en común: todas pueden ser contestadas utilizando los grupos focales.

Si te sorprende la respuesta, no te preocupes: ¡No estás sola! A pesar de ser ampliamente usados en otras disciplinas, los grupos focales no son un método muy utilizado dentro de las ciencias políticas. Esto, digo yo, es una lástima para la disciplina, porque los grupos focales logran medir cosas y tratar preguntas que otros métodos no pueden hacer.

Desde que empecé a escribir sobre los grupos focales (e.g., Cyr 2016, 2018, 2019), muchos colegas han “salido del clóset,” confesando que, a pesar de las tendencias cuantitativas del mainstream de las ciencias políticas, se les había ocurrido usar los grupos focales dentro de sus propios proyectos de investigación…pero no sabían por dónde empezar.

Parte del problema, diría yo, es que no se sabe explotar las ventajas comparativas del grupo focal. En un libro recientemente publicado con Cambridge University Press (Focus Groups for the Social Science Researcher, 2019), busco definir y explicar sus ventajas, con el objetivo de entender mejor cuando y cómo deberíamos usar los grupos focales en nuestros proyectos de investigación. Estas ventajas son derivadas de tres características que, tomadas en conjunto, hacen que el método sea particularmente bien ubicado a contemplar ciertas preguntas. 

Exploremos, en forma breve, las tres ventajas, una por una. 

Lo social en el grupo focal

Para empezar, un grupo focal es un método de colección de datos que utiliza la interacción social. Los datos se generan a través de las conversaciones que ocurren entre un grupo de personas reunidas para responder a una serie de preguntas propuestas por una moderadora.

Como se nota de la definición, una característica importante del grupo focal es que la forma de él es inherentemente social. Los participantes se sientan juntos, contemplando, en conjunto, una pregunta que se les ha hecho. La persona que responde primero, lo hace sabiendo que hay otros escuchando, pensando su respuesta, y, dependiendo de la evolución de la conversación, reaccionando a lo que otros han dicho. Este proceso social es una réplica de los múltiples procesos sociales que toman lugar en el día-a-día, ayudándonos a forjar un sentido colectivo y, a la vez, facilitando la creación de opiniones individuales. 

Los grupos focales ayudan a entender procesos que son sumamente sociales en su creación y evolución.

Gracias a su naturaleza social, los grupos focales ayudan a entender procesos que son sumamente sociales en su creación y evolución. Por ejemplo, las identidades políticas, como el chavismo mencionado arriba, se forjan gracias a procesos sociales. Una persona aprende del chavismo a través de sus interacciones con otras personas—algunas chavistas, otras no—en las conversaciones diarias, en los debates, y cuando se escucha hablar un(a) chavista. La identidad política—como cualquier identidad social—se construye mientras una persona se va reaccionando a lo que aprende del chavismo—lo bueno, lo malo, lo neutral—en sus relaciones con otros.

En los grupos focales se pueden replicar estos procesos sociales. Es un espacio, también, donde se puede compartir experiencias en común como, por ejemplo, la migración de un país a otro.

Privilegiando a los participantes

Segundo, es importante enfatizar la naturaleza “emic” de los datos generados. Los datos “emic” son los que provienen de forma orgánica de los sujetos mismos. Es decir, una investigadora prepara una serie de preguntas para los participantes, pero esas preguntas suelen ser muy abiertas—es decir, sin ninguna respuesta “correcta” y muchas veces sin una interpretación necesariamente precisa.

Gracias a la calidad “emic” de los datos generados, los grupos focales son útiles en una etapa inicial de una investigación—cuando la investigadora busca aprender sobre algo nuevo y, eventualmente, formular hipótesis

Estas preguntas abiertas hacen que se privilegie la perspectiva de los participantes en el grupo focal. No se suele imponer una lista de respuestas a que los participantes elijan entre ellos. Al contrario, en los grupos focales, los participantes son los que determinan hacia dónde va la conversación. La investigadora, por su parte, sigue a los participantes y aprende del viaje.

Gracias a la calidad “emic” de los datos generados, los grupos focales son útiles en una etapa inicial de una investigación—cuando la investigadora busca aprender sobre algo nuevo y, eventualmente, formular hipótesis. Los datos “emic” también ayudan a entender mejor los procesos de toma de decisiones, y, a la vez, revelan cómo las personas hablan de ciertos temas o cosas.

Datos, datos, y más datos

Finalmente, en el grupo focal se puede generar datos en tres niveles distintos: el individual, el del grupo, y el interactivo. El saber cuándo utilizar cada nivel de datos es importantísimo para poder explotar al máximo al grupo focal. Una investigadora que busca entender las opiniones de individuos de, por ejemplo, un discurso, un producto, o un mensaje de campaña (un enfoque de marketing hacia los grupos focales) va a analizar los datos generados a nivel del individuo. Es decir, va a anotar las reacciones de cada persona (como individuo) al sujeto bajo consideración. Un grupo focal, en ese sentido, permite que la investigadora coleccione varias opiniones o reacciones a la vez, con el objetivo de cuantificarlas (e.g., “la mayoría piensa así;” “a nadie le encantó el lema propuesto;” “el 80% respondió de forma positiva a la pregunta”).

Finalmente, en el grupo focal se puede generar datos en tres niveles distintos: el individual, el del grupo, y el interactivo.

Sorprendentemente, la mayoría de los estudios obvia la naturaleza social de los grupos focales. En un meta-análisis del uso de los grupos focales en las revistas de ciencia política y sociología (Cyr 2016), he demostrado que los que han usado grupos focales en su proyecto de investigación tienden a enfocarse en el nivel individual. Es, de lejos, el dato más utilizado por los investigadores—un resultado irónico y hasta, a veces, problemático. Dentro de contextos sociales, es muy difícil saber si la opinión expresada por una persona es la verdadera o una que ha sido influida por el grupo. 

Para explotar este método mejor, habría que enfocar el análisis a nivel del grupo y-o a nivel interactivo.

Las conversaciones que toman lugar en un grupo focal típicamente llegan a una conclusión. Esas conclusiones son una fuente de información. Puede que los participantes logren ponerse de acuerdo sobre, por ejemplo, cuáles acciones califican como actos cotidianos de corrupción. Pero también puede que no. En ambos casos, la investigadora aprende algo sobre la corrupción y cómo es percibida dentro de cierto grupo. Típicamente, el nivel de grupo es el enfoque del análisis cuando una investigadora utiliza grupos focales como un pre-testeo para otra metodología, e.g., para confirmar o revisar una batería de preguntas en una encuesta o para refinar un tratamiento para un experimento.

Los datos generados a nivel del grupo son también apropiados para explorar cómo se discute una idea (e.g., el racismo en África del Sur), y para entender mejor el significado de alguna pregunta o tema para un grupo de personas (e.g., una política orientada a ayudar con la adicción).

Finalmente, el nivel interactivo es particularmente útil para explorar nuevas preguntas o para provocar nuevas ideas. Este nivel representa los pequeños intercambios que ocurren a lo largo de una conversación. Muchas veces una pregunta hecha por la moderadora estimulará una charla muy poco linear: con vaivenes, acuerdos y desacuerdos, y desvíos sorprendentes. Son las sorpresas—o respuestas no esperadas—que pueden servir para afinar o reformular una hipótesis o inclusive disparar un nuevo proyecto de investigación.

La belleza del grupo focal como método de colección de datos, es que una investigadora puede explotar distintos niveles para tratar distintas preguntas a la vez. Los usos del grupo focal son múltiples; el potencial del método es, por ende, muy alto.   

Contemplando un ejemplo

Para terminar, veamos nuevamente la pregunta sobre los chavistas, hecha al inicio del artículo. Supongamos que una investigadora quiere entender por qué, a pesar de las múltiples crisis que Venezuela enfrenta hoy, hay un grupo importante de venezolanos (los llamados “chavistas”) que se mantienen fieles al gobierno. Como parte de este proyecto, la investigadora decide organizar seis grupos focales en Caracas, cada uno compuesto por diez personas que se identifican como chavistas.

El objetivo principal de los grupos focales es entender el significado del ser “chavista” para estas personas. ¿Cómo son las personas que se auto-identifican como chavistas? ¿Cómo se describen? ¿Cómo se distinguen de los anti-chavistas?

Nuevamente, el proceso de construcción de identidades políticas es algo que se hace a través de procesos sumamente sociales. El grupo focal es, por ende, particular- e inclusive únicamente adecuado para tratar estas preguntas, porque ayuda a replicar el ambiente social en el cual se fue formulando la identidad chavista en la vida real. También es un espacio donde varios chavistas pueden compartir su experiencia de auto-identificación y, por ende, construir, de forma intersubjetiva, un significado de qué es ser chavista. Una investigadora que quiere entender mejor el chavismo hoy en día querrá utilizar los grupos focales.

Los grupos focales, como cualquier otro método de recolección de datos, tienen sus limitaciones. Pero, utilizado de forma cuidadosa y pensando en las características enumeradas aquí, los frutos generados por el método son varios.

 

No Comments Yet

Deja un comentario