El votante de la Ciudad de México: ¿Un electorado progresista?

Carlos Luis Sánchez y Sánchez
Carlos Luis Sánchez y Sánchez

Profesor/Investigador de Tiempo Completo, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM

¿Comparte el electorado de la Ciudad de México que concurrió a las urnas, el pasado 1 de julio, para elegir al Jefe de Gobierno posturas favorables hacia la interrupción del embarazo; el matrimonio igualitario y el consumo medicinal de mariguana?, ¿constituyen dichas posturas variables explicativas del voto por los distintos candidatos que compitieron por la titularidad del Ejecutivo de la capital del país? Este análisis explora diversas dimensiones de las preferencias actitudinales del electorado de la Ciudad de México con la intención de conocer en qué medida es un electorado progresista, como se suele creer en diferentes espacios.

El tema: ¿una mala broma?

Si bien la disputa legal por la interrupción del embarazo, prácticamente estuvo ausente en la pasada campaña electoral en la que se renovó la Presidencia de la República, la contienda por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México llamó la atención por que al ser la única entidad que desde el 2007 despenalizó el aborto en el país, el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Mikel Arriola señaló que ésta práctica -junto con el matrimonio igualitario y el consumo medicinal de mariguana- eran una expresión clara del deterioro de las condiciones sociales en la Ciudad de México, producto del “mal gobierno” del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Las propuestas del candidato priísta fueron tomadas como una mala broma, ya que resultaba impensable que tuvieran éxito en una ciudad cuyo electorado tiene fama de compartir posturas liberales en lo social y que ha votado históricamente por gobiernos de izquierda que han implementado y elevado a rango constitucional los llamados derechos reproductivos y los derechos de las minorías. Sin embargo, con datos provenientes de la encuesta de salida realizada el pasado 1 de julio en la Ciudad de México, como parte del proyecto: “El comportamiento electoral en la Ciudad de México: 2000 – 2018”, se puede señalar que la derrota del candidato priísta y el triunfo del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en la capital del país no significa necesariamente que el electorado capitalino comparta en su mayoría posturas liberales.

La distribución de las posturas y su relación con el voto por Jefe de Gobierno de la Ciudad de México

El electorado de la Ciudad de México se encuentra dividido entre apoyar y rechazar el aborto y el consumo de mariguana. En ambos casos, las posturas contrarias reportan el 48.5% y 53.4% respectivamente (En desacuerdo + Muy en desacuerdo).  Sólo el matrimonio igualitario goza de un apoyo ostensible con más del 60% de las preferencias (Muy de acuerdo + De acuerdo) entre los entrevistados de la Ciudad de México.

¿Qué sucede si se vincula las actitudes hacia el aborto, el matrimonio igualitario y la legalización de la mariguana con el voto por el/la Jefe/a de Gobierno? La base electoral de MORENA se encuentra distribuida en porcentajes similares entre aquellos que apoyan y quienes rechazan el matrimonio igualitario; la interrupción del embarazo y la legalización de la mariguana. Las posturas favorables promedian 51.3% (Muy de acuerdo + De acuerdo) mientras que el desacuerdo en todos los rubros promedia el 47% (Muy en desacuerdo + Desacuerdo). Entre la población encuestada que tiene posturas favorables hacia los tres temas, el 29% votó en promedio por PRD+PAN+MC y el 12.5% lo hizo por el PRI; mientras que las personas que tienen una posición contraria votaron 33.5% en promedio por la alianza y 13.5% por el partido tricolor.

Además de la relación bivariada entre voto y las posturas (des) favorables hacia la interrupción del embarazo, el matrimonio igualitario y la legalización de la mariguana; se desarrolló un modelo logístico multivariado que contiene además de dichas variables, las estimaciones ajustadas por diferencias de edad, ingreso, escolaridad y la condición de beneficiario de la política social,  como variables explicativas del voto por los distintos partidos o coaliciones que compitieron por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.

Como se puede observar, la postura contraria a la interrupción legal del embarazo, el matrimonio igualitario y la legalización de la mariguana explica el voto por el PRI (Cuadro 1), mientras que los opositores  al matrimonio igualitario y la legalización de la mariguana, votaron por la coalición conformada por el PRD/PAN y MC. En el caso de la coalición ganadora “Juntos Haremos Historia”; dichas variables en el modelo no tienen la relevancia necesaria para explicar el voto por MORENA y sus aliados.

En contraste, el voto por la coalición  “Juntos Haremos Historia”, lo explica la condición de beneficiario de la política social; los tres niveles de ingreso: bajo, medio y medio alto y los dos niveles de escolaridad: básica y media superior; además de los grupos de edad entre 40 y 60 años y 60 años o más.

Este es un primer acercamiento a los determinantes del voto de la pasada elección por la Jefatura de Gobierno en la Ciudad de México. Sin embargo, considero que ayudan a desmitificar la percepción que se tiene, acerca de que los habitantes de la capital comparten, en su gran mayoría, opiniones favorables hacia los derechos reproductivos y  hacia los derechos de minorías sexuales.

A modo de cierre

La campaña del candidato priísta no estaba del todo equivocada en su planteamiento a la luz de los datos presentados. El electorado de la Ciudad de México no comparte en su mayoría posturas favorables hacia la interrupción del embarazo y consumo medicinal de mariguana y sí lo hace con respecto al matrimonio igualitario.

La posición contraria o favorable hacia estos temas del electorado capitalino no constituye una variable explicativa del voto por MORENA y sus aliados a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.

Por el contrario, destaca el hecho de que el voto por la izquierda se comprenda más en términos distributivos que por ostentar posturas liberales; esto lo demuestra la importância que tuvo la condición de beneficiário de la política social para explicar no sólo el voto por MORENA sino también el voto por el PRD.

En contraste, tomando en cuenta los resultados expuestos y  la evidencia previa;  los adultos mayores y las personas con escolarida básica abandonaron al PRD al inclinarse por el Movimiento de Regeneración Nacional en ésta elección y aunque ambos partidos comparten la preferencia electoral del sector de bajo ingreso; la fuerza de esta variable es mayor  para explicar el voto por MORENA.

Finalmente destaca que los votantes de la coalición por “Por la Ciudad de México al Frente”  se manifiesten em contra del matrimonio igualitário y la legalización del mariguana, esto amerita indagar si prevaleció en el voto por esta c,oalición una orientación conservadora, propia del  perfil del electorado panista o si también los votantes de izquierda comparten dichas posturas.

Finalmente, es pertinente reflexionar: Si el votante de la Ciudad de México, visto como ejemplo de actitudes progresistas en estos veintiún años de gobiernos de izquierda, se encuentra dividido en materia de derechos reproductivos y de derechos de minorías ¿qué estará ocurriendo con el resto del electorado a nivel nacional?

  

No Comments Yet

Deja un comentario